Translate

domingo, 9 de marzo de 2014

SETAS CON LONGANIZA Y HUEVO A BAJA TEMPERATURA

En la visita que realicé a Alcoy semanas atrás nos sirvieron en “Arrels” un plato que me encantó. Me propuse hacerlo en casa, no traje la receta, por lo que me he dejado llevar un poco por el instinto y por el recuerdo de sabor y aspecto del plato que tanto me gustó aquel día. He añadido algún ingrediente que seguro no tenía en su concepción inicial y por supuesto que habré omitido algún otro de los que sí que componían este plato, pero bueno aquí está mi receta. El aspecto visual es casi idéntico y el sabor, aunque distinto, ha resultado ser también estupendo.

A pesar de su sencillez, he aprendido muchas cosas con esta receta; en primer lugar la utilización de las setas, no es una zona que tengamos una cultura micológica arraigada, y aparte de los champiñones, las setas normales y algún que otro robellón, no es habitual ver otras variedades, sin embargo no me resultó difícil encontrar en un supermercado las setas que vi preparadas en el plato, son setas Nameko, y la verdad es que están muy ricas; en segundo lugar, he aprendido la cocción del huevo (en la receta que nos anunciaban en “Arrels” nos indicaban “y huevo cocido a 63º”), bueno, no soy experto en estos menesteres y no tengo en casa los utensilios necesarios para realizar ciertas cosas, pero después de trajinar un buen rato para conseguir la temperatura ideal, he obtenido un huevo con una textura muy similar. Estoy muy contento; y en tercer lugar, he conseguido de una forma muy sencilla un puré de patata hecho en casa que ha resultado extraordinario, solo patata, sin ningún otro ingrediente, perdonar mi ignorancia, pero nunca lo había hecho así y me ha sorprendido.

El resultado aquí lo tenéis por si queréis disfrutar de él. Os aseguro que ha salido bastante rico.


Espero que os guste.

























-Ingredientes:

350 gr. setas Nameko (pueden ser cualquier otro tipo de setas de las que dispongáis, incluso champiñones), 150 gr. de longaniza blanca, 1 patata mediana, 4 huevos (1 huevo por ración), ½ vaso de caldo de carne, 1 vaso de Pedro Ximenez, una cucharadita de harina, sal y aceite de oliva.

   -Preparación: 
       
Se limpian bien las setas (en esta ocasión, añadí a las setas Nameko, unos trocitos de otro tipo de setas que tenía en casa). Se sazonan con un poquito de sal.

Se hace un poquito de caldo de carne (como era poca cantidad he preparado este caldo en un momento con una cucharada de extracto de carne de buey y agua, a la que he añadido una cucharadita de harina para que espesara un poco).

Se hace una reducción de Pedro Ximenez. (El caldo y la reducción, se pueden preparar el dia anterior y reservarlos hasta su utilización).

Se trocea la longaniza en pedazos de un centímetro y medio.

Se pela y trocea una patata.

    -Elaboración: 

El caldo.-

En un cazo ponemos el agua, un vaso, en la que hemos disuelto una cucharadita de harina y una cucharada de extracto de caldo de buey. Dejamos hervir durante unos minutos, removiendo un poco para conseguir mezclar y disolver bien todos los ingredientes. Reservamos hasta su utilización.

La reducción del Pedro Ximenez.-

En otro cazo ponemos a calentar el Pedro Ximenez (un vaso) y removiendo de vez en cuando dejamos reducir hasta la mitad aproximadamente. Apartamos y dejamos enfriar. Veremos que espesa cuando esté frío.

El puré de patata.-

Ponemos a hervir la patata en agua con un poquito de sal. Cuando esté hecha, apartamos y dejamos enfriar. Cuando esté fría ponemos los trozos de patata en la picadora y trituramos hasta conseguir una crema muy suave (como si fuera manteca). Probamos de sal y reservamos.

Las setas y la longaniza.-

En una sartén con un poquito de aceite, rehogamos las setas y la longaniza. Cuando las tengamos bien rehogadas, añadimos el medio vaso de caldo de carne y lo dejamos hervir hasta que se evapore el caldo. Por ultimo añadimos un par de cucharadas de la reducción del Pedro Ximenez, mezclamos bien y apartamos.

El huevo.-

En una olla se pone a hervir agua, cuando comienza a hervir se apaga y dejamos enfriar un poco, se cascan los huevos en el agua y volvemos a encender el fuego, esta vez al mínimo. Cuando veamos que los huevos han cogido su color característico los sacamos del agua. (Así es como los hice yo. No sé si es la forma correcta, pero salieron).

    -Presentación: 

Para cada ración, en un plato o un cuenco pequeño ponemos un par de cucharadas de setas y longaniza, una cucharada de puré de patata y un huevo.

Listo.

Importante: Tanto el texto como las imágenes publicadas en este blog están protegidas bajo una licencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario