Translate

domingo, 16 de octubre de 2016

ÑOQUIS CON ALMEJAS

Mi desconocimiento sobre los ñoquis (gnocchi) hasta ahora ha sido total, había oído nombrarlos, conocía su utilización, pero nunca los había probado y no sabía realmente que eran; la utilización en la gastronomía de la zona donde vivo es prácticamente nula.
Al plantearme la elaboración de la receta que os voy a presentar tuve que informarme sobre los ñoquis y me han sorprendido varias cosas:
En primer lugar me sorprende que los ñoquis aparecen frecuentemente bajo los listados de platos referentes a pasta italiana a pesar de tener unos ingredientes muy diferentes y de poseer diferente forma de preparación ya que en su preparación intervienen la patata, harinas y el queso ricota. Evidentemente nacen en Italia.
En segundo lugar que esta pasta tiene una implantación muy arraigada en el cono sur de Latinoamérica, Argentina, Paraguay, Uruguay, Chile, son países donde los ñoquis son habituales en la cocina de esos países donde, según las regiones podemos ver sustituir la patata por batata, plátano, mandioca o yuca, o sémola de trigo.
Es curiosa la tradición de estos países latinoamericanos de consumir los ñoquis los días 29 de cada mes. La tradición nace de una leyenda que se remonta al siglo VIII. Vivía entonces en Nicosia (Asia Mayor) un joven médico llamado Pantaleón, quien, tras convertirse al cristianismo, peregrinó por el norte de Italia. Allí practicó milagrosas curaciones por las que fue canonizado. Cierta ocasión en que pidió pan a unos campesinos vénetos, éstos lo invitaron a compartir su pobre mesa. Agradecido, les anunció un año de pesca y cosechas excelentes. La profecía se cumplió y otros muchos milagros. San Pantaleón fue consagrado -a la par de San Marcos- patrono de Venecia. Aquel episodio ocurrió un 29 de julio, por tal razón se recuerda ese día con una comida sencilla representada por los ñoquis. El ritual que lo acompaña de poner dinero bajo el plato simboliza el deseo de nuevas dádivas. Es costumbre dejar un billete debajo del plato para poder atraer de esta forma suerte y prosperidad al comensal.
Otra versión mucho más extendida de la historia de por qué se consumen los ñoquis de forma tradicional el día 29, hace referencia a que esa fecha, al ser uno de los últimos días del mes, las personas de pocos recursos (las que cobran a principios de mes su sueldo) no tenían dinero más que para comer lo que estuviera hecho de las materias primas más baratas.

En esta receta no he realizado yo los ñoquis, ya os he dicho mi desconocimiento de ellos, los he comprado ya preparados. Simplemente he querido mostraros con esta receta la combinación que hacen con las almejas, la cual ha resultado estupenda.

Espero que os guste.


Ingredientes (4 personas):
      
300 gramos de ñoquis de patata, ½ kilo de almejas, 1 cebolla, 8 cucharadas de aceite, perejil, una hoja de laurel, 1 cucharadita de pimentón (mitad dulce, mitad picante), un vaso de vino blanco seco, 1 cucharada rasa de harina, sal y 1 vaso de agua.

Preparación: 

Pelar y picar fina la cebolla, sazonar.

Lavar y picar el perejil.

Limpiar bien las almejas para evitar restos de arena (se tienen cubiertas en agua con abundante sal durante una hora y posteriormente se lavan removiéndolas enérgicamente bajo el grifo del agua).

Elaboración:

En una cacerola amplia calentamos el aceite y rehogamos la cebolla y el perejil picado hasta que comiencen a tomar color.

En ese momento añadimos la cucharada de harina y rehogamos hasta que se dore sin que llegue a tostarse demasiado. Apartamos ahora la cacerola durante unos momentos del fuego y echamos los pimentones y mezclamos bien con cuidado de que no se queme.

Volvemos a poner la cacerola en el fuego y regamos el sofrito con el vaso de vino blanco, añadimos la hojita de laurel y el vaso de agua. Sazonamos.

Dejamos cocer durante 15 minutos y pasado ese tiempo añadimos las almejas lavadas a la salsa que estamos preparando, damos unas vueltas y tapamos la cacerola para que se abran las almejas. Cuando estén abiertas rectificamos de sal si fuese necesario y añadimos algo de agua si vemos la salsa muy espesa.

Cocemos los ñoquis de acuerdo con las instrucciones del fabricante (yo puse a hervir primero el agua y cuando comenzó la ebullición agregué los ñoquis. Cuando el agua comenzó a hervir de nuevo deje cocer los ñoquis durante 3 minutos. Aparté y escurrí bien) y los echamos a la cacerola con las almejas mezclándolas con ellas.

Presentación:

En una fuente o bandeja colocamos el guiso que hemos preparado y lo colocamos en el centro de la mesa desde donde los comensales se servirán en sus platos.

Listo.



MARIDAJE
Enrique Mendoza Chardonnay - Comprar Enrique Mendoza - Vino Blanco - VinoEsta deliciosa receta incluye almejas, hojas de laurel, cebolla….. Los sabores de este plato son muy directos, bien definidos y sabrosos. La proteína del marisco es el protagonista de la receta y aquí nos tenemos que centrar con la elección del vino. El vino perfecto tiene que ser fresco, jugoso, crujiente, lleno de notas de frutas cítricas y blancas como Enrique Mendoza Chardonnay.

Este un vino blanco es un vino joven de la D.O. Alicante elaborado por Bodegas Mendoza con variedad 100% Chardonnay de viñedos situados en el Cabezo de la Virgen de Villena.Fermentando a bajas temperaturas, permanece en contacto con sus levaduras y lías hasta su embotellado.

Más sobre este y otros vinos en:



Importante: Tanto el texto como las imágenes publicadas en este blog están protegidas bajo una licencia

2 comentarios:

  1. José Ramón, una buena receta nos sugieres hoy, este plato tiene que estar muy rico. Desconocía toda la historia que nos cuentas sobre los ñoquis, me ha parecido muy interesante. Yo tampoco suelo prepararlos y las pocas veces que los como son comprados y los preparo con alguna salsa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar